viernes, 22 de febrero de 2008

EL COMPAÑERO FIEL, EL ESPIRITU SANTO

EVANGELIO DE JUAN:1 ADELANTE

Al comienzo era todo en el verbo que es la esencia misma, el estado de todas las cosas, es el conjunto de los seres que componen todas la naturaleza.
En el principio el verbo era con Dios, era el ser divino destinado a padecer por la humanidad, pero todas las cosas fueron hechas por el que era el verbo, sin el nada de lo que esta presente hubiera existido.
En el verbo estaba la vida, por eso el seria la luz para los hombres, pues la luz resplandece en la oscuridad y esta no puede permanecer en contra de la luz.
Y Dios en su plan perfecto envió un mensajero, un profeta llamado Juan el Bautista, este vino a la tierra para hablar de la luz, del verbo, del Cristo.
La luz vino a los hombres para que todo aquel que creyera en su palabra sea salvo.
Juan , el mensajero de Dios, fue enviado a los hombres, para que les hablara de la luz verdadera, la que alumbra a todo hombre.
La luz es el Cristo y el verbo y todo fue hecho por la luz que es Cristo ,pero los hombres no le conocieron.
Cristo la luz vino a su pueblo, pero estos no le conocieron.
Pero a los que le recibieron y creyeron en el, les dio poder para que fueran hechos hijos legítimos de Dios, estos son los que no son engendrados de sangre, ni por voluntad de hombre sino por voluntad divina de Dios en su hijo Jesucristo, el verbo y sustancia de todo lo que existe.
Y aquel verbo que era el principio, fue enviado para sufrir, y vivió entre nosotros, y vimos su poder como el único hijo del Padre, lleno de gracia y la verdad.
Juan el mensajero hablo a los hombres diciendo:el Cristo vino a la tierra después de mi, pero el era antes de mi; porque el Cristo era primero que yo, y de su divinidad y llenura tomamos todos, porque el Cristo es gracia sobre gracia y don sobre don.
La luz le fue revelada a Moisés, pero el don de la palabra viva le fue revelada a Jesucristo.
A Dios nadie le vio jamas, pero por medio de su hijo Jesucristo , Dios se ha dado a conocer a nosotros, los que somos engendrados por el Espíritu Santo, el verbo hecho carne.
Juan el mensajero de Dios dice que los Judíos de Jerusalén enviaron sacerdotes y levitas a el , para preguntarle:¿ tu quien eres?
Y yo Juan les dije: yo no soy el Cristo.
Y otra vez le preguntaron: ¿ eres tu Elias?
Y Juan respondió nuevamente:no lo soy.
Los sacerdotes insistiendo le dijeron : ¿ tu quien eres pues? porque nosotros tenemos que llevar respuesta a los que nos enviaron.
¿ que nos puedes contar de ti?
Y Juan les respondió:yo soy la voz de uno que clama en el desierto, enderezad el camino del Señor , como dijo el profeta Isaias.
Y Juan comenta en su relato, que el dijo esto, porque los que le hacían preguntas eran los mismos fariseos.
Luego los sacerdotes siguieron insistiendo con preguntas: ¿ porque bautizas? si dices que no eres el Cristo, ni Elias, ni el profeta.
Y Juan les respondió nuevamente:yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes esta uno, a quien ustedes no conosen.
El es el que viene después de mi, el es antes de mi, y yo no soy digno de desatar la correa de su calzado.
Y dice Juan que todo esto sucedió en Betabara, al otro lado del Jordán en donde yo estaba bautizando.
Y al día siguiente, Juan siguió bautizando,y estando en las aguas vio a Jesús que venia a el y dijo: He aquí el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.
Este es , de quien yo dije:después de mi viene un varón, el que es antes de mi, porque era primero que yo.
Y yo Juan ,no le conocía,mas para que fuera mostrado a el pueblo de Israel, para eso vine yo bautizando con agua.
Y Juan da testimonio diciendo :Vi al Espiritu que descendía del cielo como paloma y permanecio sobre el Cristo, y yo no conocía al Cristo, pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo:Sobre quien veas descender el Espíritu, y que permanece sobre el, ese es el que bautiza con el Espíritu Santo.
Y yo Juan le vi y he dado testimonio, de que este es el HIJO de Dios.


Con el fervor de una sierva: REMANENTE